Saltar al contenido

API: qué es y para qué sirve

Valora la Infografía

Vamos a explicarte qué son las API y para qué sirven estos protocolos que son una parte fundamental en el funcionamiento de las aplicaciones y webs actuales. Seguramente has oído hablar más de una vez sobre ellas, cuando determinado servicio popular pone límites en su API o crean nuevas para extender su uso en otras aplicaciones.

Qué es una API

El término API es una abreviatura de Application Programming Interfaces, que en español significa interfaz de programación de aplicaciones. Se trata de un conjunto de definiciones y protocolos que se utiliza para desarrollar e integrar el software de las aplicaciones, permitiendo la comunicación entre dos aplicaciones de software a través de un conjunto de reglas.

Así pues, podemos hablar de una API como una especificación formal que establece cómo un módulo de un software se comunica o interactúa con otro para cumplir una o muchas funciones. Todo dependiendo de las aplicaciones que las vayan a utilizar, y de los permisos que les dé el propietario de la API a los desarrolladores de terceros.

Cómo funciona

Una de las principales funciones de las API es poder facilitarle el trabajo a los desarrolladores y ahorrarles tiempo y dinero. Por ejemplo, si estás creando una aplicación que es una tienda online, no necesitarás crear desde cero un sistema de pagos u otro para verificar si hay stock disponible de un producto. Podrás utilizar la API de un servicio de pago ya existente, por ejemplo PayPal, y pedirle a tu distribuidor una API que te permita saber el stock que ellos tienen.

También son útiles para cuando lo único que se quiere es utilizar deliberadamente las funciones de determinado servicio para ofrecer ventajas a sus usuarios o atraer a los usuarios de ese servicio a que utilicen tu aplicación.

Por ejemplo, piensa que quieres crear una aplicación que se conecte a las publicaciones que hay en Twitter, pues para ello tendrás que conectar tu aplicación al servicio mediante la API que Twitter tiene disponible para los desarrolladores. Y si quieres que esta aplicación se comunique con la barra de notificaciones de un sistema operativo, pues también necesitará otra API del sistema operativo.

Otro ejemplo clásico es el de las aplicaciones de terceros para conectarse a un servicio. Por ejemplo, redes sociales como Twitter o Reddit permiten que se creen aplicaciones diferentes a las oficiales para conectarse a ellas. Estas aplicaciones necesitarán las API de las redes sociales para poder mostrarte la información y los mecanismos internos que las hacen funcionar.

Fuente: xataka

Infografía elaborada por Infografiar.com