fbpx
Saltar al contenido

Ciclo del agua

1.7/5 - (4 votos)
ciclo del agua: evaporación, condensación, precipitación e infiltración.

El ciclo del agua, también conocido como ciclo hidrológico, es un proceso natural que describe el movimiento continuo del importante líquido en el planeta. Se compone de cuatro fases: evaporación, condensación, precipitación e infiltración.

Evaporación

El agua líquida de los océanos y otros cuerpos de agua se evapora y pasa de estado líquido a gaseoso.

Condensación

El vapor de agua llega a altitudes mayores, la temperatura más baja le permite condensarse, es decir, recuperar su forma líquida y formar gotas de agua que se acumulan en las nubes.

Precipitación

Cuando las gotas de agua contenidas en las nubes son ya lo suficientemente grandes y pesadas, rompen su estado de equilibrio y se producen las lluvias o precipitaciones.

Infiltración

El agua que alcanza el suelo terrestre penetra por ella y se transforma en agua subterránea. Tras completarse esta fase, el ciclo del agua comienza nuevamente.

El ciclo del agua se realiza de forma permanente

La Tierra contiene unos 1.386 millones de kilómetros cúbicos de agua, es decir que un 70% de la superficie está cubierta por agua. Ni la cantidad ni la distribución del agua en el planeta han cambiado significativamente en los últimos dos mil millones de años.

Se estima que cada día, el Sol evapora más de un billón de toneladas de la vital sustancia, que permanece en la atmósfera hasta que vuelve a la superficie en forma de precipitaciones.


Leer más: Día mundial del agua

Deja un comentario