Los dioses griegos más importantes de la Grecia Antigua (Parte III)

La cultura de la Antigua Grecia desarrolló uno de los panteones de dioses más interesantes de la Historia de Europa, y su influencia fue tal que incluso los romanos tomaron como referentes estas deidades. La cultura grecorromana surgió, en parte, de una mezcolanza de estas influencias griegas, las cuales han llegado hasta nuestros días, si bien la religión en la que se apoyaban estos iconos y conceptos ligados a lo sagrado ya ha desaparecido.

En este artículo conoceremos a los dioses griegos más relevantes de la mitología y veremos algunas de sus características. Estas deidades están asociadas a los elementos y los sentimientos.

1. Apolo: dios del Sol

En los relatos de la mitología griega, el dios Apolo representa la perfección y la belleza. De los hijos de Zeus, Apolo fue el más influyente de todos ellos.

No solo era el Dios del Sol, sino también de las enfermedades y la sanación, de las plagas y de los antídotos contra ellas. Esta Deidad es el equilibrio perfecto entre lo saludable y lo insano.

Apolo jugó un papel trascendental durante la Guerra de Troya, cuando el Rey de esta ciudad negara a los Dioses las ofrendas prometidas, fue él quien liberó una peste mortal sobre Troya.

Pero su más grande hazaña, sin duda alguna, es haber dirigido la flecha del Príncipe Paris hacia el talón de Aquiles, causándole la muerte.

2. Artemisa: diosa de la caza

Artemisa es la hermana melliza de Apolo. Esta diosa representa alivio para las mujeres durante el parto. Al igual que su hermano Apolo son repudiados por la diosa Hera, ya que ambos provienen de la infidelidad de Zeus.

De niña, entre otros antojos, le pidió a su padre que le concediera el regalo de la virginidad eterna, lo cual le fue cumplido. Por tal motivo, Artemisa es una Diosa sin ningún tipo de deseo sexual.

Muchos compañeros de cacería, entre ellos el mortal Orión, intentaron robarle la virginidad. Todos ellos, incluyendo a Orión, terminaron muertos a manos de la diosa.

3. Ares: dios de la Guerra

Ares es la contraparte de su hermana, la diosa Atenea. Esta deidad representa el instinto más puro y visceral de la guerra, es la violencia en su máxima expresión. Es fundador de la ciudad de Tebas, donde habitan los espartanos.

A pesar de ser el Dios de la guerra, Ares fue derrotado en varias ocasiones por su hermana Atenea. También es conocida la anécdota de cuando fue herido por el héroe Diomedes y tuvo que regresar al Olimpo para sanar, dejando a los troyanos sin su ayuda durante la guerra.

4. Afrodita: diosa de la belleza y el amor

Lujuriosa y llena de pasión, así es la Diosa Afrodita. Esta deidad gobierna sobre todo lo relacionado al sexo y la reproducción. Nace producto del esperma del titán griego Urano, a quien Cronos le cortó los testículos.

Emerge del mar directamente como adulta, siendo deseada por muchos hombres desde el primer momento.

Por temor de un conflicto en el Olimpo, Zeus decide que sea Hefesto quien se queda con Afrodita, pero la Diosa nunca deseó estar con él, y sería Ares quien calmara los intensos deseos sexuales de Afrodita.

Hefesto, tras el enfado y la deshonra que representó el adulterio cometido por Afrodita, se quejó ante los Dioses del Olimpo, pero estos hicieron caso omiso de sus reclamos, y sintieron envidia de Ares.

FuentePsicología y Mente

Infografía desarrollada por INFOGRAFIAR

FacebookTwitterInstagram