Saltar al contenido

Proceso creativo del Diseño

Valora la Infografía
Proceso Diseño

Como diseñadores, debemos comunicar a los clientes que nuestro trabajo va más allá de simples dibujos rápidos. Ser un buen diseñador implica transmitir las ideas de la marca y crear diseños funcionales y estratégicos. Mostrar a los clientes el proceso creativo centrado en su marca nos diferencia de la competencia que se conforma con “logos bonitos” rápidos y copiados, ya que nuestros servicios están enfocados en alcanzar los objetivos de la marca a través de un proceso creativo profesional.

Las siete etapas esenciales del proceso creativo que añaden valor a los servicios de diseño son:

Briefing: Completar un briefing creativo junto con el cliente para obtener toda la información necesaria sobre su marca, negocio y necesidades específicas del proyecto.

Investigación y Documentación: Realizar una investigación y recopilación de información previa basada en el briefing. Esto implica inspirarse, analizar la competencia local y global, y adentrarse en el negocio y sector del proyecto.

Moodboard: Crear un tablero inspiracional con el cliente usando herramientas como Pinterest. Incluirá elementos visuales que representen el estilo y los valores de la marca.

Tormenta de ideas, bocetos y diseño: Comenzar el diseño después de terminar la etapa previa, sin depender solo de la intuición o gustos personales. Es clave tener información relevante antes de empezar esta fase.

Presentación de propuestas: Presenta al cliente las propuestas iniciales en formato de mockup para que vea cómo se verían en la realidad. Explica el motivo detrás de cada diseño y cómo se relaciona con los objetivos buscados.

Feedback del cliente:Permite al cliente dar su opinión y hacer revisiones según lo acordado en el presupuesto. Los cambios solicitados deben ser específicos y razonables para evitar demoras innecesarias.

Creación y entrega de archivos finales: Crea los archivos finales según las necesidades del cliente. Es una etapa crucial y a menudo se subestima el tiempo requerido. Mostrar los entregables finales añade valor y tangibilidad al proceso.

Fuente: Laura López