fbpx
Saltar al contenido

El Chino Mandarín: la lengua más hablada del mundo

Valora la Infografía
El Chino Mandarín la lengua más hablada del mundo, China, Idiomas, Profesora, Caracteres chinos, Pinyin

Chino mandarín: este es el idioma más representativo y hablado de la República Popular China (RPCh). Es una versión oficial y estándar del dialecto hablado en su capital, Beijing. Aunque en todo el mundo se le llama chino mandarín, los chinos poseen otras forma de calificarlo dependiendo de su ubicación o relación histórica, así se refieren a él como baihua (白话) o putonghua (普通话) –idioma común, término acuñado por Mao Zedong (1893-1976) tras la fundación de la República Popular China-, hanyu (汉语) –idioma han, grupo étnico mayoritario-, guoyu (国语) o huayu (华语) –idioma nacional, más utilizado por los chinos de ultramar que habitan las zonas de Indonesia, Malasia, Singapur o Estados Unidos y también en Taiwán- o simplemente zhongwen (中文) o zhongguohua (中国话) –chino en forma más literaria y oficial-.

El Chino Mandarín es considerado el idioma más hablado del mundo debido a varios factores:

  1. Población de hablantes nativos: China es el país más poblado del mundo, con más de 1.4 mil millones de habitantes. El chino mandarín es el idioma oficial de China y es hablado por la mayoría de la población. Esto significa que hay una gran cantidad de hablantes nativos de chino mandarín en comparación con otros idiomas.
  2. Uso en regiones circundantes: Además de China, el chino mandarín también se habla en varios países vecinos y regiones con una presencia significativa de la diáspora china, como Taiwán, Singapur y partes de Malasia. Esto amplía aún más la base de hablantes de chino mandarín en todo el mundo.
  3. Influyente en los negocios y la economía: China se ha convertido en una potencia económica global en las últimas décadas. Muchas empresas internacionales tienen relaciones comerciales con China y, por lo tanto, hay una demanda creciente de personas que hablan chino mandarín para facilitar las transacciones comerciales. Esto ha llevado a un aumento en el número de personas interesadas en aprender y hablar chino mandarín en todo el mundo.
  4. Sistema de escritura: Aunque el chino mandarín utiliza caracteres chinos complejos en su sistema de escritura, el idioma se puede hablar y entender sin necesidad de aprender a escribir los caracteres. Esto ha contribuido a su difusión, ya que aprender y comunicarse en el idioma hablado es más accesible en comparación con algunos otros idiomas que requieren aprender un sistema de escritura más complejo.

Pinyin, un apaño para entendernos

El pinyin es un sistema de romanización utilizado para representar los sonidos del idioma chino mandarín utilizando el alfabeto latino. Fue desarrollado en la República Popular China en la década de 1950 como un método estandarizado para transcribir el chino mandarín en caracteres latinos.

El chino mandarín es un idioma tonal, lo que significa que la pronunciación de una palabra puede variar dependiendo del tono utilizado. El pinyin utiliza letras y acentos diacríticos para indicar la pronunciación correcta y el tono de cada sílaba en una palabra. Esto hace que el aprendizaje y la pronunciación del chino mandarín sean más accesibles para hablantes no nativos.

Por ejemplo, la palabra “中国” (zhōngguó), que significa “China”, se escribe en pinyin como “zhong1 guo2”. En este caso, “zhong” representa el sonido inicial de la palabra, “guo” representa el sonido final y los números “1” y “2” indican los tonos de cada sílaba.

El pinyin se utiliza ampliamente en China para enseñar el idioma chino a hablantes no nativos, así como en la escritura de nombres de lugares y personas en documentos oficiales, señalización y sistemas de entrada de texto en computadoras y dispositivos móviles.

Es importante tener en cuenta que el pinyin no representa la escritura real de los caracteres chinos, sino que es una herramienta para ayudar en la pronunciación y el aprendizaje del idioma. El chino mandarín se escribe normalmente utilizando caracteres chinos en lugar de letras latinas.

Fuente: Fundación CLEC