Saltar al contenido

VIH-SIDA: Qué es, causas y transmisión

Valora la Infografía

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es una afección crónica que pone en riesgo la vida provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Al dañar tu sistema inmunitario, el VIH interfiere con la capacidad de tu cuerpo para luchar contra infecciones y enfermedades.

El VIH es una infección de trasmisión sexual. También puede trasmitirse por el contacto con sangre infectada y por inyectarse drogas ilícitas o por compartir agujas. Además, puede trasmitirse de madre a hijo durante el embarazo, el trabajo de parto o la lactancia. Sin medicamentos, es posible que pasen años hasta que el VIH debilite el sistema inmunitario hasta el punto de avanzar y convertirse en SIDA.

Causas

El VIH es producto de un virus. Puede trasmitirse a través del contacto sexual, la inyección de drogas ilícitas o el uso compartido de agujas, el contacto con sangre infectada, o bien de la madre al niño durante el embarazo, el trabajo de parto o la lactancia.

El VIH destruye los linfocitos T CD4, glóbulos blancos que desempeñan una función importante en ayudar a que el cuerpo combata enfermedades. Cuantos menos linfocitos T CD4 tengas, más débil será tu sistema inmunitario.

¿Cuándo el VIH se convierte en sida?

Puedes tener una infección por VIH, con pocos o ningún síntoma, durante años antes de que se convierta en SIDA. El SIDA se diagnostica cuando el recuento de linfocitos T CD4 se reduce por debajo de 200 o cuando se tiene una complicación definitoria del SIDA, como una infección grave o un cáncer.

Cómo se transmite

Para contagiarte el VIH, la sangre infectada, el semen o las secreciones vaginales deben ingresar en el cuerpo. Esto puede suceder de varias maneras:

  • Tener relaciones sexuales. Puedes infectarte si tienes relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una pareja infectada cuya sangre, semen o secreciones vaginales ingresan en tu cuerpo. El virus puede ingresar en el cuerpo a través de llagas en la boca o de pequeñas fisuras que, a veces, se producen en el recto o en la vagina durante la actividad sexual.
  • Compartir agujas. Compartir parafernalia contaminada (agujas y jeringas) de drogas ilícitas inyectables te pone en alto riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades infecciosas, como la hepatitis.
  • Por transfusiones sanguíneas. En algunos casos, el virus puede trasmitirse mediante transfusiones sanguíneas. Los hospitales y los bancos de sangre hacen análisis de sangre para detectar el VIH, por lo que el riesgo es muy bajo en los Estados Unidos y en otros países de ingresos medios y altos. En países de ingresos bajos que no tienen capacidad para analizar toda la sangre que se dona, el riesgo puede ser mayor.
  • Durante el embarazo o el parto, o por la lactancia materna. Las madres infectadas pueden trasmitir el virus a sus bebés. Las madres seropositivas que reciben tratamiento para la infección durante el embarazo pueden reducir significativamente el riesgo para sus bebés.

De qué formas no se transmite el VIH

No puedes infectarte con el VIH a través del contacto habitual. Eso significa que no puedes contraer VIH o SIDA si abrazas, besas, bailas o le das la mano a alguien que tiene la infección.

El VIH no se propaga a través del aire, del agua ni de las picaduras de insectos.

Factores de riesgo

Cualquier persona de cualquier edad, raza, sexo u orientación sexual puede estar infectada con el VIHoSIDA. Sin embargo, el riesgo de contraer el VIH o SIDA es mayor en las siguientes circunstancias:

  • Tienes relaciones sexuales sin protección. Usa un preservativo de látex o poliuretano nuevo cada vez que tengas relaciones sexuales. El sexo anal supone un riesgo más alto que el sexo vaginal. El riesgo de contraer VIH aumenta si tienes varias parejas sexuales.
  • Tienes una infección de trasmisión sexual. Muchas infecciones de trasmisión sexual producen llagas abiertas en los genitales. Estas llagas actúan como entradas del VIH al cuerpo.
  • Te inyectas drogas ilícitas. Las personas que se inyectan drogas ilícitas suelen compartir agujas y jeringas. Esto los expone al contacto con gotas de sangre de otras personas.

Fuente: MayoClinic