fbpx
Saltar al contenido

¿Cuando ir al Psicólogo?

Etiquetas:
Valora la Infografía

La salud mental se refiere al estado de bienestar emocional, psicológico y social en el cual una persona es capaz de manejar el estrés, enfrentar los desafíos de la vida, trabajar de manera productiva y contribuir a su comunidad. Implica tener un equilibrio emocional, una buena autoestima, relaciones saludables y la capacidad de adaptarse a los cambios y dificultades de la vida.

Recuerda que buscar la ayuda de un psicólogo no significa que haya algo “mal” contigo. Es un acto de cuidado personal y una forma de invertir en tu bienestar emocional y mental. Un psicólogo puede brindarte un espacio seguro y confidencial para explorar tus pensamientos y emociones, y trabajar contigo para alcanzar tus metas y vivir una vida más plena y satisfactoria.

señales generales que podrían indicar que podría ser beneficioso buscar la ayuda de un psicólogo o un profesional de la salud mental:

Señales generales que podrían indicar que podría ser beneficioso buscar la ayuda de un psicólogo o un profesional de la salud mental:

  1. Cambios drásticos en el estado de ánimo: Si experimentas cambios significativos en tu estado de ánimo, como tristeza persistente, irritabilidad extrema, ansiedad intensa o cambios de humor frecuentes, podría ser útil buscar apoyo.
  2. Dificultades para enfrentar situaciones cotidianas: Si te encuentras luchando para manejar las demandas y desafíos diarios, como el trabajo, las relaciones personales o las tareas diarias, y esto está afectando tu funcionamiento general, un psicólogo puede brindarte herramientas para hacer frente a estas dificultades.
  3. Problemas de sueño o apetito: Los cambios significativos en los patrones de sueño o en los hábitos alimentarios pueden ser señales de que algo no está bien emocionalmente. Si experimentas insomnio, dificultades para conciliar el sueño, pesadillas frecuentes, pérdida o aumento de apetito significativos, podría ser útil buscar ayuda.
  4. Aislamiento social o falta de interés en actividades previamente disfrutadas: Si te encuentras evitando el contacto social, perdiendo interés en actividades que solías disfrutar o experimentando una sensación general de desapego, podría ser beneficioso buscar apoyo para explorar estas emociones y pensamientos.
  5. Dificultades en las relaciones personales: Si tienes dificultades en tus relaciones personales, ya sea con miembros de la familia, amigos, compañeros de trabajo o parejas, y sientes que no puedes resolver estos problemas por ti mismo/a, un psicólogo puede ayudarte a desarrollar habilidades de comunicación y manejo de conflictos.
  6. Pensamientos o comportamientos autodestructivos: Si experimentas pensamientos recurrentes de hacer daño a ti mismo/a o a otros, o si has participado en comportamientos autodestructivos, es fundamental buscar ayuda de inmediato. Puedes comunicarte con una línea de ayuda de emergencia o acudir a un profesional de la salud mental.

Fuente: Poe