fbpx
Saltar al contenido

Causas de las pesadillas

5/5 - (1 voto)
Causas de las pesadillas

Una pesadilla es un sueño perturbador relacionado con sentimientos negativos, como ansiedad o miedo que te despiertan. Las pesadillas son comunes en niños, pero pueden manifestarse a cualquier edad. Las pesadillas ocasionales por lo general no son motivo para preocuparse.

Los niños pueden comenzar a tener pesadillas entre los 3 y los 6 años, y suelen disminuir luego de los 10 años. Durante la adolescencia y la adultez joven, las mujeres parecen tener pesadillas con más frecuencia que los varones. Algunas personas las tienen en la adultez o durante toda la vida.

Aunque las pesadillas son comunes, el trastorno de pesadillas es relativamente raro. El trastorno de pesadillas ocurre cuando las pesadillas se dan con frecuencia, causan angustia, interrumpen el sueño y causan problemas con el funcionamiento diurno o provocan miedo a dormirse.

Las pesadillas solo se consideran un trastorno si presentas:

  • Ocurrencias frecuentes
  • Aflicción o discapacidad importante durante el día, como ansiedad o miedo persistente, o ansiedad a la hora de dormir por tener otra pesadilla
  • Problemas de concentración o de memoria, o no puedes dejar de pensar en las imágenes de tus sueños
  • Somnolencia diurna, fatiga o baja energía
  • Problemas para desenvolverse en el trabajo, en la escuela o en situaciones sociales
  • Problemas de comportamiento relacionados con la hora de acostarse o el miedo a la oscuridad

Tener un hijo con trastorno de pesadillas puede causar importantes alteraciones del sueño y aflicción a los padres o cuidadores.

Causas de las pesadillas

Los médicos se refieren al trastorno de pesadillas como «parasomnia», un tipo de trastorno del sueño que implica experiencias indeseables que ocurren cuando te estás durmiendo, durante el sueño o al despertar. Por lo general, las pesadillas ocurren durante la fase del sueño conocida como movimientos oculares rápidos (sueño desincronizado). Se desconoce la causa exacta de las pesadillas.

Muchos factores pueden desencadenar las pesadillas, como:

  • Estrés o ansiedad. A veces el estrés común de la vida diaria, como un problema en casa o en la escuela, puede desencadenar pesadillas. Un cambio importante, como una mudanza o la muerte de un ser querido pueden tener el mismo efecto. Experimentar ansiedad se asocia con un mayor riesgo de tener pesadillas.
  • Traumatismo. Las pesadillas son habituales después de un accidente, una lesión, abuso físico o sexual u otro evento traumático. Las pesadillas son comunes en las personas que padecen trastorno por estrés postraumático.
  • Privación del sueño. Los cambios en tu horario que hacen que tu sueño sea irregular, que te despiertes, o que interrumpen o reducen la cantidad de tiempo que duermes, pueden aumentar el riesgo de tener pesadillas. El insomnio está asociado con un mayor riesgo de tener pesadillas.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos, como algunos antidepresivos, medicamentos para la presión arterial, betabloqueantes y medicamentos para la enfermedad de Parkinson o para ayudarte a dejar de fumar, pueden desencadenar pesadillas.
  • Abuso de sustancias. El alcohol y el uso de sustancias recreativas o la abstinencia pueden ocasionar pesadillas.
  • Otros trastornos. La depresión y otros trastornos de salud mental pueden estar relacionados con las pesadillas. Las pesadillas pueden darse con algunas afecciones médicas, como enfermedad cardíaca o cáncer. Tener otros trastornos del sueño que interfieren con el sueño adecuado puede estar asociado a tener pesadillas.
  • Libros y películas de terror. Para algunas personas, leer libros de terror o ver películas de terror, especialmente antes de dormir, se puede asociar a las pesadillas.

Fuente: MayoClinic