fbpx
Saltar al contenido

¿Qué es la psicología inversa?

3/5 - (1 voto)
Psicología Inversa, mente, cerebro, infografía

La psicología inversa es una técnica que se utiliza para influir en el comportamiento de alguien al hacerle creer que quiere o prefiere algo diferente a lo que realmente desea. Se basa en aprovechar la resistencia natural de las personas a ser controladas o manipuladas directamente.

En lugar de pedir o exigir algo directamente, se utiliza la psicología inversa como una estrategia indirecta para lograr el resultado deseado. Consiste en presentar una opción o afirmación contraria a lo que se desea, esperando que la persona reaccione de manera opuesta y termine eligiendo o haciendo lo que realmente se quería desde el principio.

La psicología inversa se utiliza en diferentes contextos, como la crianza de los hijos, las relaciones personales, el ámbito laboral o la publicidad. Por ejemplo, en la crianza de los hijos, un padre puede decirle a su hijo “No quiero que limpies tu habitación” con la esperanza de que el niño, al sentirse desafiado o contrario a la petición, decida limpiarla por sí mismo.

Es importante tener en cuenta que la psicología inversa puede ser efectiva en algunos casos, pero también puede ser manipuladora o generar confusión si se utiliza de manera inapropiada. Además, no todas las personas reaccionan de la misma manera ante esta técnica, por lo que su efectividad puede variar.

situaciones en las que la psicología inversa puede ser efectiva:

  1. Niños y tareas domésticas: En la crianza de los hijos, la psicología inversa puede funcionar cuando se trata de animar a los niños a realizar tareas domésticas. En lugar de pedir directamente que hagan algo, se puede utilizar la psicología inversa diciendo algo como: “Seguro que no puedes terminar de recoger tus juguetes antes que yo”. Esto puede despertar el deseo de demostrar que son capaces y motivarlos a hacerlo.
  2. Elección de alimentos: A veces, la psicología inversa puede usarse para influir en las elecciones alimentarias. Por ejemplo, si alguien se muestra reacio a comer verduras, se podría decir: “No te atrevas a probar estas deliciosas espinacas al vapor, son solo para adultos”. Esto puede despertar la curiosidad y el deseo de probar las espinacas.
  3. Negociaciones y persuasión: En situaciones de negociación, la psicología inversa puede ser efectiva para influir en la toma de decisiones de la otra parte. Por ejemplo, si estás tratando de convencer a alguien de que acepte un acuerdo, puedes decir: “Probablemente no estés interesado en obtener estos beneficios adicionales, ¿verdad?”. Esto puede hacer que la persona se sienta desafiada y más inclinada a considerar la oferta.
  4. Adherencia a las reglas: En ocasiones, la psicología inversa puede funcionar para fomentar el cumplimiento de las reglas o normas. Por ejemplo, en un entorno laboral, se podría decir: “Está bien, si no quieres ser puntual y responsable, no hay problema”. Esto puede generar una respuesta de defensa y llevar a la persona a actuar de acuerdo con las expectativas establecidas.
  5. Cambio de opinión: La psicología inversa puede ayudar a cambiar la opinión de alguien al presentar una postura opuesta a la que realmente se desea. Por ejemplo, si quieres que alguien apoye una idea determinada, puedes decir: “No creo que puedas ver los beneficios de esta propuesta”. Esto puede provocar una reacción defensiva y llevar a la persona a defender la posición opuesta, lo que a su vez puede abrir el camino para que reconsideren su opinión inicial.
  6. Motivación personal: La psicología inversa también puede ser efectiva en la motivación personal. Por ejemplo, si te encuentras procrastinando una tarea, puedes decirte a ti mismo: “No creo que puedas terminar esto a tiempo”. Esto puede despertar tu motivación interna y desafiar la creencia de que no puedes lograrlo.

Recuerda que la efectividad de la psicología inversa puede variar según las personas y las circunstancias. Es importante utilizarla con tacto y considerar las posibles reacciones y consecuencias.

Fuente: Chat GPT

  • Técnica psicológica creada por el psicólogo conductista Viktor Frankl. Consiste en la defensa de una creencia o conducta que es contraria a la deseada con la expectativa de que este enfoque moverá a un sujeto a actuar.
  • Esta técnica se basa en el fenómeno psicológico de la reactancia, en el que una persona tiene una reacción emocional opuesta a ser persuadido y guiado por las leyes que rigen a la sociedad.
  • Es también una técnica que puede funcionar perfectamente
    en Marketing, ya que al prohibir determinada acción, lograras automáticamente captar la atención y provocar una reacción contraria.
  • Pero… ¿Por qué?
    Porque desafías justamente a hacer todo lo contrario, siendo hasta 3 veces más efectivo que el sólo hecho de pedirlo.
Fuente: https://josefacchin.com/psicologia-inversa/

Deja un comentario