Peculiaridades de los rusos

Qué hace falta saber de los rusos

Son propios de los rusos, como de los habitantes de cualquier país, los rasgos del carácter que les destacan de los representantes de otras culturas. Conociéndolos te adaptarás más rápido a las condiciones locales.

Les gusta recibir a las visitas

Los rusos son conocidos por su hospitalidad. Les gusta recibir a las visitas y ellos mismos van con placer de visita a casa de sus amigos y conocidos. Las mesas llenas de comida es el atributo principal de tales encuentros. Aún si te han invitado a tomar una taza de té, es mejor no comer antes de la visita: los rusos suelen poner ante los huéspedes casi toda la provisión de casa, incluida la comida casera. No hay nada más ofensivo para un ama que una mesa vacía en plena sobremesa. Para ella significa que los huéspedes siguen con hambre y no ha tenido suficiente comida.

No van de visita sin regalo

En Rusia no van de visita con las manos vacías. Aún si no se trata de un cumpleaños, sino una reunión de amigos. Hay que traer algo sin falta. Puede ser una tarta, caja de bombones, botella de vino o una chocolatina para los niños. El regalo en sí no importa mucho. Lo importante que lo traigas. De otra manera podrán pensar que eres avaro.

Son supersticiosos

Normalmente los rusos escupen por el hombro izquierdo, si un gato negro les cruzó el camino; tocan madera para no echar mal ojo de lo pensado y no silban en casa para no quedarse sin un duro. Si regresan al local por haber olvidado una pequeñez, antes de salir se miran obligatoriamente al espejo.

Los rusos creen que, para tener un viaje exitoso, hay que sin duda quedarse sentado y callado algún rato antes de salir. Según la creencia no promete nada bueno un espejo roto o la sal que se ha dejado caer.

Antes de los acontecimientos importantes (por ejemplo, antes de hacer un examen) los rusos desean uno a otro “que te sea leve”. Hay que responder: “¡Al demonio!” de otra manera no funcionará.

Los estudiantes tienen sus signos: no cortarse el pelo durante la convocatoria; l primer gallo antes del examen llamar a voces la suerte, agitando el boletín de calificaciones desde la ventana; durante el examen hay que poner debajo del talón una moneda de cinco rublos.

Se considera que estas manipulaciones garantizarán buenas notas. Claro que todos los signos hay que tratarlos con un poco de ironía.

Valoran la amistad verdadera

La amistad es una cosa importante en la vida de los rusos. El amigo auténtico a veces es más íntimo que un pariente.

Las nociones de lealtad, fidelidad de amigos no es la música celestial para la mayoría de los rusos.

La amistad verdadera puede iniciarse en la escuela o universidad y durar toda la vida.

Les encanta charlar

A los rusos les gusta expresar su opinión. La mayoría tiene su punto de vista en varios temas: desde los modos de cultivo de calabacines hasta la política exterior de la Casa Blanca. El estereotipo común y corriente en el Oeste de la censura política en Rusia no les impide a los rusos expresar abiertamente su opinión en los diversos sitios: desde la sala estudiantil hasta la rueda de prensa en la que participa el Jefe del Estado.

No se sonríen a los desconocidos

En Rusia no están acostumbrados a sonreírse sin motivo, tanto más ocultar debajo de la cara alegre su mal humor o problemas. La mayoría de los rusos cree que no es sincero. En los lugares públicos suelen estar con una expresión de la cara concentrada. Pero cuando el ruso se encuentra entre los compañeros, amigos o los familiares “se transforma” en seguida en la persona más sonriente del mundo y a veces la risa y bromas no se acaban.

Tratan de manera especial a las mujeres

Se sabe en todo el mundo que las mujeres en Rusia son muy guapas. Natalia Vodiánova, María Sharápova, Anna Kárnikova y otras famosas de origen ruso es su prueba demostrativa.

En Rusia tratan de una forma especial a las representantes del bello sexo. Les ceden el asiento en el transporte público, les abren las puertas, dan la mano ayudando a bajarse del coche. Tal galantería no se califica como invasión de la independencia o humildad de las cualidades de negocio de las mujeres. Pero el miramiento intenso de las desconocidas en los lugares públicos, persecución, galanteo pegajoso, la silba a la siga se toman como ofensa.

Les gusta bromear

En general los rusos es la gente alegre: les gustan las bromas, tomaduras de pelo y chistes. Valoran el buen humor y sátira, saben reírse de sí mismos. A menudo usan las frases de las películas populares, especialmente de las comedias soviéticas, las cuales casi todos tratan con el cariño especial sin perjuicio de la edad. A veces para comprender de qué bromean los rusos hay que ver los hits cinematográficos soviéticos: “El Amor y las palomas”, “Moscú no cree en lágrimas”, “La Prisionera del Cáucaso”, “Las Puertas Pokrovskie”, “La Mano de diamante”, etc.

Van al baño (Banya)

La visita al baño en Rusia es el pasatiempo especial tanto de las compañías masculinas, como las femeninas. Se considera que el sudadero limpia el cuerpo y el alma. Los rusos van al baño no solo para lavarse, sino para comunicarse con sus amigos o buenos conocidos.

El rito de baño incluye la selección de la compañía conveniente, el mismo proceso de lavarse y estar en el sudadero: cuanto más tiempo uno se toma un baño de vapor, tanto sano y viril se siente. Después del sudadero es una costumbre de nadar en un agujero o piscina con agua de hielo. Una vez acabados “los tratamientos”, a los bañadores les saludan con la frase tradicional: “¡Qué le siente bien el baño!”.

Fuente: studyinrussia.ru

Infografía desarrollada por INFOGRAFIAR

Que te parece?... Coméntanos algo.

FacebookTwitterInstagramPinterestTelégram
A %d blogueros les gusta esto: