Cómo tener responsabilidad afectiva:

¿Qué es la responsabilidad afectiva?

La responsabilidad afectiva es una forma de comportamiento que pivota en torno a los conceptos de respeto, equilibrio y cuidado mutuo ofreciendo herramientas que refuerzan los vínculos afectivos sanos evitando derivas tóxicas. Cuando establecemos relaciones interpersonales íntimas se generan vínculos emocionales que suponen satisfacciones y apegos, pero también dilemas y conflictos. La responsabilidad afectiva es una forma de comportamiento que pivota en torno a los conceptos de respeto, equilibrio y cuidado mutuo ofreciendo herramientas que evitan las derivas tóxicas y refuerzan los vínculos afectivos sanos. 

Pasos para tener responsabilidad afectiva:

  1. Sé claro con lo que quieres.
  2. Expresa tus sentimientos asertivamente.
  3. Comunica tus necesidades.
  4. Establece y respeta tus límites… También los del otro.
  5. Reconoce tus errores y trabaja en ellos.

La responsabilidad afectiva se puede poner en práctica desde el inicio, pues, todos estamos en capacidad de analizar cómo sentimos los actos de los demás y de poder expresarlo de una manera asertiva. Solo así, la comunicación puede estar sustentada en el respeto mutuo y podemos tener relaciones saludables.

El objetivo que busca la responsabilidad afectiva es el de construir vínculos con un sentido de mayor humanismo y de menos desigualdades.

Infografía elaborada por: Infografiar.com

Que te parece?... Coméntanos algo.

FacebookTwitterInstagramPinterestTelégram
A %d blogueros les gusta esto: