APRENDERNoticias y Novedades

Empieza a pintar: conoce distintas formas de dar vida a tus creaciones

Pintando un mural

«Jazz.» by notas agudas is licensed under CC BY-NC 2.0

¿Quieres empezar a pintar pero no sabes qué soporte o tipo de pintura elegir? ¿Te sientes abrumado ante la gran cantidad de material disponible? Este es tu post.

La pintura es una de las artes visuales más populares que existen, ampliamente valorada por aquellos con una sensibilidad especial, capaces de valorar su lenguaje. Como decía el filósofo Étienne Gilson, el arte es creación y no mera expresión de conocimientos.

A continuación vamos a hablar de la materia pictórica y de los procedimientos artísticos más habituales.

La materia pictórica

Cuando hablamos de materia pictórica nos referimos tanto al soporte que se emplea, como a los elementos que se utilizan para fabricar la propia pintura.

Soportes

Existe gran multitud de soportes sobre los cuales podemos realizar nuestra obra de arte: lienzo, madera, muro, papel, tela

Y todo aquello que te puedas imaginar. Puedes pintar sobre rocas, metales, arcilla

Una vez elegido el soporte, es importante saber qué tipo de pintura podemos usar sobre él. En algunos casos será necesaria una primera capa de otro tipo de producto, para que la pintura pueda adherirse correctamente.

Elementos pictóricos

La propia pintura está formada por distintos componentes. Dentro de los mismos, podemos distinguir tres fundamentales: el colorante, el aglutinante y el diluyente.

El colorante

Pigmentos

«Rembrandt House Museum» by Tuomo Lindfors is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

El colorante es lo mismo que el pigmento. Aquello con lo que se tiñe, colorea y pinta, es decir, la base de la pintura. Puede ser de naturaleza química o física. Es común que proceda de diferentes minerales. Algunos ejemplos son los derivados de la arcilla para crear tonos tierra, de los óxidos de hierro para los tonos rojizos y ocres, del carbón para el negro, etc.

Muchos de los pigmentos empleados en la historia tenían un alto grado de toxicidad, por lo que es importante que las pinturas sean seguras en la actualidad. Hoy en día, éstos tienen que superar unos estándares técnicos para poder ser comercializados sin peligro, desarrollados por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) y contemplados en el Índice Internacional de Colorantes (CII).

El aglutinante y su diluyente

El aglutinante es un elemento fundamental para la formación de la pintura. Es aquello con lo que el colorante debe mezclarse para que pueda ser aplicado, pues es el encargado de adherir el pigmento a la superficie. Dicho aglutinante tiene que contener un diluyente.

Existen distintos tipos de aglutinantes según cuál sea su diluyente:

  • Aglutinante acuoso: su diluyente es el agua. Así, las sustancias que lo forman pueden ser: yema de huevo, gomas vegetales como la goma arábiga, la cola animal (que se obtiene al hervir pieles, huesos, etc, de animales)… Se trata de sustancias que pueden diluirse en agua.
  • Aglutinante graso: su diluyente es de tipo graso. Por ejemplo tenemos el aceite de linaza (ampliamente utilizado para el óleo), distintas ceras, etc.

Es importante conocer cuál es el aglutinante de la pintura que empleemos, pues debe ser inerte a reacciones físicas y químicas para que se mantenga mejor al paso del tiempo (evidentemente esto es un ideal, no existe el aglutinante perfecto, pero nos va a ayudar a la hora de elegir).

Procedimientos artísticos

Lienzos

«Pintura en la calle (10)» by juantiagues is licensed under CC BY-SA 2.0

Una vez conocida la materia pictórica, vamos a conocer los procedimientos artísticos que podemos seguir para crear nuestra obra. Los más habituales son:

  • El óleo. Emplea aceite como diluyente, empleándose mayoritariamente sobre madera o lienzo. Posibilidad de crear múltiples capas de pintura.
  • La témpera. Emplea yema de huevo y colas o gomas vegetales, siendo su diluyente el agua. Se utiliza sobre muro y tabla. Permite todo tipo de retoques y rectificaciones.
  • La acuarela. Emplea mucha agua como diluyente y poca cantidad de aglutinante, que suele ser la goma. Su soporte es el papel.
  • El pastel. Es una pintura seca, por lo que no utiliza diluyente. Papel, cartulina o tela son sus soportes. Las pinturas suelen tener un carácter difuso.
  • El gouache. Se emplea agua y gran cantidad de goma. Es más pastosa y gruesa que la acuarela, pero similar a ésta. Suele emplearse sobre tela.
  • El acrílico. Su aglutinante es de origen sintético, siendo cola o resina. Gran densidad y secado rápido. Puede emplearse sobre multitud de superficies.

Y tú, ¿qué estás esperando para empezar a pintar?