La necesidad de orinar por la noche

Levantarse a orinar por las noches en más de dos ocasiones no es lo habitual.

La insuficiencia cardíaca y la pérdida de apetito

Cuando el corazón deja de bombear a un ritmo y a una frecuencia normales, la acumulación de líquidos se produce también en el aparato digestivo y en el hígado.
Es habitual sentirnos llenos sin necesidad de comer. De hecho, incluso nos sentimos saciados con cantidades cada vez más pequeñas.

Tobillos hinchados

Esta hinchazón o edema puede extenderse de los tobillos a las piernas. Gran parte de las veces es signo de insuficiencia cardíaca, renal o hepática.

Cansancio constante

El cansancio aparece sin que hayamos hecho un esfuerzo considerable. Lo que antes no nos costaba nada, ahora supone un esfuerzo extremo que nos deja sin aire, sin apenas respiración.

Aumento de peso inexplicable

Puede parecer contradictorio, porque, si comemos menos, ¿por qué hemos subido unos kilos? La respuesta, una vez más, está en la retención de líquidos.

 

La insuficiencia cardíaca hace referencia a la incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre como para llevar a cabo todas las tareas metabólicas, de suministro de oxígeno y nutrientes a nuestro organismo.

Fuente: Noticias24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.